BIM: un reto económico

El contexto económico español

Evaluar la rentabilidad del BIM en España es, en el fondo, evaluar el mercado español de la construcción. Y a este mercado lo definen, tras la crisis, dos factores: el escaso margen de beneficio y la baja capacidad de inversión de las empresas.

Tras la burbuja de la construcción de principios del siglo XXI, nos encontramos con un sector sobredimensionado en empresas y personal. El consecuente desequilibrio entre oferta y demanda ha generado una guerra de precios, a menudo obligando a ofertar por debajo de coste.

Este problema alimenta al segundo factor: sin generar beneficios, sin colchón de seguridad económico tras la crisis, y sin facilidades para acceder a líneas de crédito, plantearse inversiones no recuperables a corto plazo es arriesgado para muchas empresas, y directamente inasumible para otras.

Encadenando ambos factores se obtiene el principal argumento de las empresas para no pasar a BIM: No pueden trasladar el coste de la implantación al precio del proyecto, ya que pierden competitividad, y no pueden asumir la inversión a largo plazo porque no tienen capacidad para ello.

En A3D tenemos una amplia experiencia con esta situación y sabemos encontrar el complejo equilibrio entre coste e inversión para que empresas de cualquier escala puedan asumirlo.

Relación de costes

El gráfico refleja datos basados en nuestra experiencia a lo largo de los pasados 10 años implantando BIM en empresas de cualquier tamaño. Una implantación exitosa implica, sin excepción, una importante dedicación de horas no productivas tras la implantación.

No tener en cuenta esta proporción, y pensar que sólo con la inversión técnica y la formación es suficiente, puede llevar a no cumplir las expectativas y que el BIM no se convierta en una herramienta competitiva a corto plazo.

Inversión humana: implantación, dedicación

La implantación es sólo una pequeña parte del coste de migrar a BIM. Además, es un gasto muy escalable y puede hacerse también en línea.

La dedicación es, sin duda, la parte más importante de todo el proceso, y se presenta de muchos modos: la práctica tras las clases de formación, la generación de contenido, plantillas y procedimientos, adaptar consecuentemente a los industriales, y sobretodo el asumir una bajada de rendimiento en los primeros proyectos.

Para A3D es clave que el equipo BIM se lance a empezar proyectos reales (y facturables) en BIM durante la implantación. Las horas de formación se convierten en horas facturables repercutiendo la inversión BIM a los proyectos

Inversión tecnológica: software y hardware

La inversión tecnológica es posiblemente la más sencilla de entender: hay que adquirir el software específico para trabajar en BIM, y dicho software (basado en modelos 3D en su práctica totalidad) requiere estaciones de trabajo más potentes que la delineación 2D convencional.

Sin embargo, esta inversión es muy optimizable. Respecto al hardware, una configuración adecuada de estación de trabajo reduce en gran parte el sobrecoste. Y respecto al software, el actual sistema de paquetes de software permite ahorrar costes, y además, la posibilidad de alquilarlo por meses facilita que sea un gasto de proyecto repercutible.

Casos de éxito

Para calibrar bien la rentabilidad del paso a BIM es, pues, importante conocer los plazos de la implantación: cuánto se tardará en igualar el rendimiento de la metodología convencional, y cuál será la mejora final cuando BIM esté implantado completamente. Para ello, ofrecemos referencias reales de las implantaciones que A3D ha llevado a cabo.

Batlle i Roig llevó a cabo una ambiciosa implantación BIM que finalizó en 2015 tras 6 meses de trabajo conjunto con A3D, aunque la implantación completa se demoró 22 meses para la empresa para adaptarse a las necesidades productivas. Se formaron 21 profesionales en 4 grupos. Desde entonces su aumento de rendimiento ha sido notable y se ha convertido en uno de los despachos de arquitectura de referencia en Barcelona.

JG Ingenieros es una de las principales ingenierías españolas. En 2008, de la mano de A3D, empezó una gran implantación BIM que llevó a formarse a 52 profesionales en 6 grupos de 5 sedes distintas, en un proceso formativo escalonado que duró unos 2 años. Actualmente JG Ingenieros asume proyectos de cualquier tamaño con esta metodología.

BIS Estructures es una ingeniería especializada en estructuras para edificación. Entre 2014 y 2015 llevó a cabo con A3D una implantación BIM especializada en estructuras, basada en 2 proyectos activos y que llevó 7 meses. Se formaron 5 profesionales.

Construcía es una constructora especializada en retail, construcción Lean y economía circular. Desde febrero de 2018 A3D está llevando a cabo una implantación BIM en 2 sedes simultáneamente (Barcelona y Madrid) que formará a 90 profesionales.

AMB es una entidad pública que lleva a cabo proyectos de edificación y urbanismo para los ayuntamientos del área metropolitana de Barcelona. Desde 2016 se está llevando a cabo una implantación BIM que acabará con la formación de más de 120 profesionales y que convertirá a AMB en uno de los primeros grandes organismos públicos que trabajen en BIM.